• Articulo

    Rentabilidad en el tenis. ¿Favoritos o no favoritos?

    Seguramente muchas veces habreis escuchado a mas de uno decir la siguiente frase: «En el tenis apostar por los favoritos es perder dinero». Lo que ocurre es que dos canales de Telegram mas arriba, o dos tuits mas abajo, otra persona está diciendo lo contrario: «En el tenis apostar a los no favoritos es perder dinero, siempre ganan los mismos». El mismo día, dos personas que teóricamente saben de tenis y/o apuestas, estan diciendo frases bastante opuestas. Y lo peor de todo, las dos estan diciendo cosas correctas, quizás incluso sin quererlo, ya que en el tenis apostar por favoritos o apostar por no favoritos como patron estándar trae pérdidas en el largo plazo.

    En este parón tenístico, decidí abrir el debate y consultar a mis seguidores de Twitter y Telegram sobre el tema, con la siguiente pregunta:

    El 59% de las personas piensan que habrian obtenido una mejor rentabilidad habiendo apostado una unidad a cada tenista que saliese a cuota superior a 2.00. Es decir, que apostar a no favoritos hubiera sido la opción mas rentable. En contra, un 41% opinaba lo contrario, y ellos habrian optado por apostar siempre esa unidad a los no favoritos.

    En el tenis, y en cualquier otro deporte, la gente que analiza intenta extraer modelos matemáticos, patrones estadísticos, con una rentabilidad positiva en el L/P. Sin ir mas lejos, he conocido personas que decian tener un modelo matemático con el cual ganaban dinero apostando al mercado de ‘total de goles’ en ligas de paises como Filipinas. Puede ser, y de hecho he visto estadisticas que a dia de hoy se mantienen en positivo. En el tenis eso es practicamente imposible de conseguir, y lo normal es que todas ellas tiendan a pérdidas. La única opción de conseguir un beneficio analizando encuentros de tenis es la de acceder a la información, porque posiblemente sea el deporte en el que los números tienen menos valor. Eso no quiere decir que no tenga validez, sino que al tratarse de un evento individual, son muchos los factores que condicionan un encuentro, y eso hace que el pasado, cualquier muestra histórica, no tenga tanta importancia.

    Desde el año 2010, una década de tenis, eliminando todos los encuentros ATP que se han resuelto con descalificación, walkover o retirada, es decir todos los que no han finalizado por completo y los cuales no tuvieron cuotas, se han disputado un total de 25,815 partidos. Analizados esos resultados os puedo garantizar que no existe ninguna franja de cuotas en la que a día de hoy hubieras alcanzado un beneficio utilizando esos datos como patrón único de análisis.

    No importa si apuestas a favoritos o no favoritos, tampoco la franja de cuotas que decidas, porque como norma única eso solamente te llevará a pérdidas.

    Desde apostar a cuotas <1.2 con un -1.38% de yield, pasando por el <1.5 con un 1.67% de yield, <1.75 con un -3.02% de yield, el <1.8 con un -2.97% de yield nos damos cuenta de que los favoritos, sin importar la cuota de partida, nos dejarian pérdidas.

    Lo que ocurre, es que si has optado por los no favoritos en cualquiera de sus probabilidades de cuota, la cosa no cambia. Desde el >2.5 con un -16.54% de yield, el >3.00 con un -20.07% de yield, el >4.00 con un -24.88%, el >5.00 con un -28.77% de yield, o el >10 con un -44.06% de yield. Porque sí, señores, aunque estas cuotas altas dejen un grandísimo beneficio, podemos ver que solamente un 0.21% de los partidos a cuotas por encima de 10.00 ha ganado el no favorito, un 1.85% si bajamos a 5.00, un 3.68% si bajamos a 4.00, o incluso un 15.02% si reducimos hasta el 2.5.

    Llegados a este punto del artículo, espero que todos tengais clara una cosa, la de que no importa si apuestas a favoritos o no favoritos, tampoco la franja de cuotas que decidas, porque como norma única eso solamente te llevará a pérdidas.

    En los últimos diez años hubiera sido mas rentable apostar siempre a favoritos.

    Sin embargo, esa no era la pregunta que planteaba en el debate de las redes sociales, ya que las opciones posibles solamente eran por encima o por debajo de 2.00, y no se daba la de no apostar. Pues bien, tras analizar los más de 25,000 encuentros ATP, encontramos que las pérdidas hubieran sido bastante superiores apostando a los no favoritos, con un -12.72% de haber apostado una unidad a todos los tenistas por encima de 2.00, y un total de -3,113 unidades. Por su parte, aunque también son pérdidas, haber apostado una unidad a todos los tenistas por debajo de 2.00 de cuota nos hubiera dejado un -3.24% de yield, con un beneficio de -880 unidades.

    Es decir, que el 59% de los que votasteis en la encuesta de Twitter, y el 65% de los que votasteis en la de Telegram, habriais fallado, ya que en los últimos diez años hubiera sido mas rentable apostar siempre a los favoritos.

    Como he comentado anteriormente, estos datos no tienen más que un valor de complemento a la hora de analizar los encuentros, anecdótico incluso, también sirven para romper ciertas ideas sobre que apostar a ‘no favoritos’ es mas rentable en el tenis, porque dicho así, sin más aspectos a tener en cuenta, está claro que no es cierto, al menos en la última década.

    Lo que tambien es una realidad es que el tenis evoluciona muchisimo, y los resultados de 2010 distan mucho de los de 2015 o 2019. La rentabilidad obtenida con favoritos o no favoritos ha cambiado, y por eso os planteo ahora la siguiente pregunta:

    ¿Cómo creeis que ha evolucionado el tenis en términos de apuestas en los últimos años, mejorando la rentabilidad de los favoritos o la de los no favoritos? Piensas que en 2010 era más interesante apostar a no favoritos que ahora en 2020, crees que todo lo contrario, o crees que la diferencia será insignificante. Puedes dejarme tu opinión en los comentarios, en la encuesta de Twitter, o cualquier propuesta sobre nuevos temas.

  • Articulo

    El autocontrol en las apuestas

    El único objetivo de las casas de apuestas es que tú pierdas dinero. La mentalidad del apostante principiante es inmadura y avariciosa, algo que le lleva a ver el saldo como un número virtual. Eso incita a tomar decisiones de riesgo superior al que se tomarían con la misma cantidad de dinero en mano.

    Más del 90% de la gente que apuesta pierde dinero. Tómatelo con cabeza y paciencia y prepárate para ser mentalmente más fuerte de lo que incluso crees.

    Antes de querer ganar dinero en este mundo debes tener claro dos conceptos. El primero es que aquí pierde dinero prácticamente la totalidad de la gente que ingresa, por eso siguen las casas de apuestas y cada día existen más. ¿Qué pasaría si todos apostásemos con cabeza y con conocimiento? Que las casas de apuestas perderían dinero, lo que les obligaría a cerrar. Sin embargo, la realidad es totalmente diferente y se embolsan millones de euros cada día de beneficios. Este dato hay que tenerlo en cuenta, y la diferencia entre los que pierden dinero (>90%) y los que ganan dinero (<10%) no está en ¿quién gana más dinero?, algo que no debe preocuparte, sino en ¿quién no pierde dinero? Recuerda la primera noción que debes tener clara: un día en el que no pierdes dinero en este mundo, es un día en el que ganas la batalla a las bookies.

    “Si, pero yo lo que quiero es ganar dinero, no quiero no perder, para no perder no ingreso”. Si acabas de pensar eso, tú mismo lo has dicho, mejor no ingreses, porque ingresarás una vez, lo perderás, luego volverás a ingresar bajo la mentalidad engañosa del “recupero lo que he perdido y cobro” y así entrarás en un bucle donde sólo y únicamente tú sales perdiendo.

    Si tu finalidad es la de ganar dinero rápido, este no es tu sitio, si tu finalidad es la de ganar dinero seguro, este tampoco es tu sitio. Como acabo de decirte tienes todas las probabilidades y estadísticas en tu contra, así que tómatelo con cabeza y paciencia, y prepárate para ser mentalmente fuerte, más incluso de lo que imaginas que deberías ser.

    Por qué os creéis que las casas de apuestas ponen tantas pegas para cobrar muchas de ellas, demorando el tiempo de los pagos, poniendo rollovers tan elevados…, pues precisamente para darte tiempo a que pierdas ese dinero. Muchos de vosotros me habéis comentado más de una vez lo que es una realidad: “mi casa de apuestas me ha pagado incluso antes de terminar el partido”. ¿Por qué creéis que lo hace? Precisamente para eso, para que tengáis tiempo a perderlo cuanto antes.

    Seguro que muchos de vosotros os acordáis cuando Betfair pagó la liga del Barcelona antes de terminar la temporada. ¿Una jornada antes? No, en la jornada 15 del campeonato se pagaron todas las apuestas del Barcelona al título final. Es decir, ante la distancia de puntos del FC Barcelona en 2012 esta empresa decidió saldar positivas todas esas apuestas con una única intención escondida debajo de todo ello, la misma de siempre, incentivar al apostante a perder ese dinero cuanto antes. Es más, minutos después de dar estas apuestas como ganadoras volvió a abrir el mercado de ganador de liga sacando al equipo catalán a 1,08. Si, después de pagar esa apuesta ya como ganadora abrían mercados de nuevo. Pues bien, luego se dijo que más del 50% de esas personas en menos de una semana ya habían perdido esas ganancias. La estrategia de Betfair fue un éxito y minimizó considerablemente la pérdida de dinero que iba a suponer la victoria del equipo culé en liga. Esto no deja de ser una anécdota, pero sigue para recordar ese primer concepto que debes tener claro al iniciarte más que nunca, pero siempre a poder ser, en este mundillo: Las casas de apuestas sólo tienen una estrategia, que tú pierdas dinero, todo lo que hagan será buscando tu derrota.

    El perfil del apostador novato es el de una persona que no valora por igual un billete de 500 euros que el número 500.00 del saldo de tu casa de apuestas.

    El perfil del apostador novato es el de una persona que no valora el dinero, una persona que no valora por igual un billete de 500€ que ver en su saldo de apuestas un numero como 500,00. ¿Me podéis explicar si seríais capaces de acudir a una casa física y darle un billete de 500 euros a la señorita de la taquilla por una apuesta? Seguro que la gran parte de vosotros no se atrevía a apostar tanto dinero, es más si lo animaras un poco a hacerlo respondería con la siguiente frase: “Tío, que son 500 euros, estás loco”. Pero si ponemos a ese mismo apostador delante de un ordenador con esos 500 euros en saldo en su cuenta, seguro que no dudaba más de diez segundos en hacer la misma apuesta. ¿Por qué no vemos dinero en nuestro saldo y vemos números? ¿Por qué no pensamos que eso es dinero nuestro? ¿Por qué? Todo lo que sale en tu saldo es tuyo, sin embargo tenemos la idea equivocada de que esto no es así, de que no vale lo mismo ese dinero que un billete, pero queridos amigos, estáis equivocados, con ese dinero se puede pagar un café, un viaje, una consola, un ordenador, etc. y si queréis empezar en este mundo, debéis ver en los números monedas o billetes, no tratarlos como números, ya que la psicología de las casas de apuestas nos hace ver en el “saldo” algo virtual. Si en vez de números nos pusieran una imagen de un billete seguro que apostaríamos con más cabeza, pero nuestro cerebro nos invita a pensar que eso es algo virtual, que no es nuestro, por eso solo de ti depende tenerlo siempre presente. Todo lo que ves allí es completamente tuyo y tiene el mismo valor que el dinero que sacas del cajero.

    Precisamente es esto lo que nos invita a tomar decisiones arriesgadas, decisiones sin pensarlas. ¿Cuántos de vosotros habéis apostado a equipos de los que nunca jamás habéis visto un partido? ¿Cuántos de vosotros habéis apostado a equipos de los que no sabéis ni el nombre de tres jugadores de su plantilla? Seguro que la mayoría de vosotros responderíais afirmativamente a esta pregunta, y yo os entiendo porque yo he sido un apostante que hace unos años empezó igual que vosotros. De hecho, cuando yo empecé en este mundo no existían las redes sociales como ahora, ni tanto “pseudotipster” con promesas vacías, por lo que me atrevería a decir que ahora es aún más complicado ser mentalmente fuerte en los inicios.

    Como os he dicho antes, las casas de apuestas harán todo lo posible para que perdáis dinero, les da igual que ganéis dinero, porque saben que tarde o temprano lo perderéis, que tarde o temprano apostareis esas ganancias de nuevo y ahí estarán ellos buscando ese error. Precisamente te ponen otra prueba psicológica, que es la más difícil de evitar: Las apuestas live. ¿Por qué tenemos en la mente esa idea equivocada de que las apuestas live son buenas? Siempre hablando desde el perfil de apostador “novato”, ya que obviamente el mercado live es una posibilidad excelente de obtener un beneficio, y muchos tipsters profesionales lo utilizan, las apuestas live es la forma más fácil que tienen las casas de apuestas de hacerte perder todo lo que has ganado con tu trabajo, esfuerzo y/o conocimiento. En estos mercados no tenemos tiempo a pensar, estamos viendo un partido, supongamos de tenis, y vemos que el jugador 1 está haciendo un auténtico partidazo, nuestra cabeza tiende a pensar que eso que estamos viendo es lo que pasará el resto del partido, que lo que hemos visto será el guion del partido, entonces entramos en un momento de ver como una cuota que tú ves buena empieza a bajar, como cuando se te acaba el tiempo en el conocido juego de Triviados, que cuando estas en 3,2,1 rápidamente aprietas el botón de la primera que se te viene a la cabeza.. pues aquí lo mismo, nos autoconvencemos, nos engañamos, buscamos creernos nosotros mismos que estamos convencidos de que ganará ese jugador… “¿Cómo no iba a ganar si está jugando muchísimo mejor? ¿Como sigue a estas cuotas? Mira como está bajando la cuota, todo el mundo está entrando a su favor…” Mierda se me acaba el tiempo, va a bajar más la cuota… 3,2,1… ¡Zas! Botón del ratón apretado. Nos ponemos a ver el partido y entramos en la segunda fase de las apuestas live: “Ha sido justo meterle y le hacen break”, “con lo bien que estaba jugando y justo le meto y se desinfla”… en ese momento te das cuenta de que has perdido, de que las casas de apuestas te están llamando pringado, de que te han puesto una prueba más, una prueba complicadísima de las muchas que tendrás desde el momento que haces un ingreso hasta el que cobras, pero sobre todo una prueba más que no has superado.

    “¿Cómo no iba a ganar si está jugando muchísimo mejor? ¿Como sigue a estas cuotas? Mira como está bajando la cuota, normal, todo el mundo está entrando a su favor…”

    Cualquier apostador en algún momento

    En ese momento entras en un derrumbe, te das cuenta de que te has equivocado, pero de repente se te enciende la bombilla, empiezas de nuevo a creer y dices: tengo que recuperarlo. Así que vuelves a ese mismo live, vuelves a hacer otra apuesta, vuelves a autoconvencerte, vuelves a empezar de nuevo, empieza el contador… 3,2,1… ¡Zas! Botón del ratón apretado. Nos ponemos a ver el partido y esta vez tu apuesta te sale bien, has ganado la apuesta. Pues probablemente has perdido. “¿Como que he perdido si acabas de decir que mi apuesta ha resultado acertada?” Exacto, pero en ese momento volverás otra vez a sonreír, volverás a sentirte ganador, volverás a sentirte el rey de la selva, el mismísimo Tarzán de las apuestas, y pensarás que tú has ganado esa segunda batalla, así que buscarás la tercera, no sabrás frenarte, el ganar dinero te ciega, la adrenalina de la euforia de ganarlo te incita a que otra vez empiece todo de nuevo y te sueltas la melena… 3,2,1… ¡Zas! Botón del ratón apretado. Nos ponemos a ver el partido y te entra el sudor frio. “¿Por qué le he metido? Tenía que haberme frenado, ya había recuperado lo que metí”, pero perdiste, y de nuevo has perdido una batalla contra las bookies.

    Tienes que recuperarlo, la otra vez lo recuperaste así que esta vez lo recuperaras y te iras, ya has aprendido la lección, haces una más, recuperas y te marchas del ordenador… 3,2,1… ¡Zas! Botón del ratón apretado. Te pones a ver el partido y pierdes la apuesta. No la habías pensado, te dejaste guiar por unas impresiones en las que no tenías ningún criterio, cegado por la avaricia de recuperar el dinero y has vuelto a perder. Estas derrumbado y hundido y esta guerra todavía continúa. Perfectamente podrías entrar en un bucle cerrado de apostar hasta que no te quede nada de dinero, porque recuerda una cosa importantísima, cuanto más dinero ganes, más aumenta tu avaricia, más te crees una realidad que no es así, y más te piensas que es fácil ganar dinero aquí.

    Si estas empezando en este mundo imponte una única norma, no hagas ninguna apuesta live. ¿Ninguna? Pero si esta la veo clarísima. Me da igual, ninguna es ninguna. Salvo que tu intención sea la de cubrirte. Obviamente, a medida que aumente tu experiencia como apostador, y sobre todo tu capacidad mental en este mundo, tú mismo sabrás entender las oportunidades de esos mercados live, pero al principio es un océano de pérdidas.

    “No he perdido 400 euros, solo han sido 25. Los otros 25 eran del bono y lo restante eran ganancias, así que no pasada nada, no he perdido 400 euros”.

    La mente de un apostador engañándose para no castigarse demasiado

    ¿Sabes qué es lo peor que puede pasarte si estas empezando en este mundo? Que ganes dinero. Pensarás que eso siempre es así, que ganaras mucho dinero. Si, has ingresado 50 euros y has tenido una buena racha, poniendo tu bank por encima de los 400 euros. Hasta ahí todo genial, pero luego los pierdes. Te quedas a 0 euros y automáticamente te vuelves a autoengañar. Bueno, solo he perdido 25 euros, ya que lo otro eran 25 euros del bono y ganancias. ¿Cómo que solo eran 25 euros, tonto? Vuelve a leer la primera parte de esta entrada: “Si queréis empezar en este mundo, debéis ver en los números monedas, no tratarlos como números, la psicología de las casas de apuestas nos hace ver en el “saldo” algo virtual ya que no lo vemos como dinero”. Tú has perdido 400 euros porque en ese mismo momento tenías 400 euros, en ese momento se te plantearon dos situaciones, la de cobrar 400 euros y comprarte un móvil de ultima generación con todos los accesorios o la de seguir pensando que este mundo es fácil y podrías ganar otros 400 euros rápidamente. Tu elegiste la segunda y perdiste ese dinero, perdiste la totalidad de ese dinero, pero te autoengañas para no machacarte a ti mismo diciendo que solo has perdido 25 euros. Somos así de débiles, cuando el dinero es de otro le decimos: “Tío, tenias 400 euros y los has perdido”, pero como el dinero era tuyo y no quieres dañarte te consuelas a ti mismo con esa frase absurda de “solo he perdido 25 euros”.

    En el momento que estás pensando eso ya automáticamente tu cerebro piensa en meter otros 25 euros y volver a ganar 400 euros. Total, si los has ganado una vez, ¿qué iba a ser diferente esta vez? Vuelves a autoengañarte, vuelves a no saber frenarte y olvidas de nuevo el primer paso que decía que lo más importante antes de ganar es aprender a no perder. ¿Qué pasa finalmente? Pues que pierdes los 25 euros. El mayor rival en este mundo eres tú mismo y la falta de autocontrol. Debes imponerte unas normas, debes ver en esto una oportunidad de ganar dinero y valorarlo. Si aceptas esas normas, si entiendes este mundo como un trabajo, entonces podrás ganar dinero, pero debes entender que habrá momentos en los que mentalmente la exigencia sea dura, y esto no es como en los canales de “pseudotipsters” en los que pierden un reto pero comienzan otro, tienen una mala racha pero comienzan un reto “all in” o sacan una apuesta segura para recuperarlo. Esa no es la realidad de este mundo, aquí muchas veces se pierde dinero, y toca asumir esa derrota mentalmente para que se convierta en una batalla y no en la guerra.

    Esta es la realidad de cualquier apostante joven casi siempre, que ve en este mundo algo que no es difícil, que cree que por acertar unos días acabará ganando siempre, pero entrará en el error más grande del mundo de las apuestas: Ganar a corto plazo en lugar de ganar a largo plazo. O mejor dicho todavía, ganar a corto plazo para perderlo en el largo plazo.

    Quiero que todos seais conscientes de que las casas de apuestas en el momento en que entras en su web ya son tus rivales. Incluso antes de empezar te están poniendo pruebas con unos diseños que entran en tus ojos y unas promociones de que te regalan dinero, las cuales no son cierto y contienen muchísima letra pequeña, pero ese es otro tema de marketing que no viene al caso ahora. Desde ese momento ya estas entrando en una guerra contra ellas, una guerra en la que desde el momento que ingresas dinero tienes que defenderlo hasta que salga de tu casa de apuestas. Si ese dinero no sale, has perdido, serás de ese más de 90% de personas que han perdido en esta guerra, pero si lo consigues, y sacas ese dinero de la casa de apuestas, habrás ganado tú y serás parte de un grupo selecto de personas que lo han conseguido. Si lo has conseguido en una semana, aunque te creas ganador, para mi serás un perdedor, y más tarde te darás cuenta de que la suerte existe un día, dos, una semana, un mes, pero a la larga perderás mucho más de lo que has llegado a ganar.

error: Content is protected !!