Articulo

Rentabilidad en el tenis. ¿Favoritos o no favoritos?

Seguramente muchas veces habreis escuchado a mas de uno decir la siguiente frase: «En el tenis apostar por los favoritos es perder dinero». Lo que ocurre es que dos canales de Telegram mas arriba, o dos tuits mas abajo, otra persona está diciendo lo contrario: «En el tenis apostar a los no favoritos es perder dinero, siempre ganan los mismos». El mismo día, dos personas que teóricamente saben de tenis y/o apuestas, estan diciendo frases bastante opuestas. Y lo peor de todo, las dos estan diciendo cosas correctas, quizás incluso sin quererlo, ya que en el tenis apostar por favoritos o apostar por no favoritos como patron estándar trae pérdidas en el largo plazo.

En este parón tenístico, decidí abrir el debate y consultar a mis seguidores de Twitter y Telegram sobre el tema, con la siguiente pregunta:

El 59% de las personas piensan que habrian obtenido una mejor rentabilidad habiendo apostado una unidad a cada tenista que saliese a cuota superior a 2.00. Es decir, que apostar a no favoritos hubiera sido la opción mas rentable. En contra, un 41% opinaba lo contrario, y ellos habrian optado por apostar siempre esa unidad a los no favoritos.

En el tenis, y en cualquier otro deporte, la gente que analiza intenta extraer modelos matemáticos, patrones estadísticos, con una rentabilidad positiva en el L/P. Sin ir mas lejos, he conocido personas que decian tener un modelo matemático con el cual ganaban dinero apostando al mercado de ‘total de goles’ en ligas de paises como Filipinas. Puede ser, y de hecho he visto estadisticas que a dia de hoy se mantienen en positivo. En el tenis eso es practicamente imposible de conseguir, y lo normal es que todas ellas tiendan a pérdidas. La única opción de conseguir un beneficio analizando encuentros de tenis es la de acceder a la información, porque posiblemente sea el deporte en el que los números tienen menos valor. Eso no quiere decir que no tenga validez, sino que al tratarse de un evento individual, son muchos los factores que condicionan un encuentro, y eso hace que el pasado, cualquier muestra histórica, no tenga tanta importancia.

Desde el año 2010, una década de tenis, eliminando todos los encuentros ATP que se han resuelto con descalificación, walkover o retirada, es decir todos los que no han finalizado por completo y los cuales no tuvieron cuotas, se han disputado un total de 25,815 partidos. Analizados esos resultados os puedo garantizar que no existe ninguna franja de cuotas en la que a día de hoy hubieras alcanzado un beneficio utilizando esos datos como patrón único de análisis.

No importa si apuestas a favoritos o no favoritos, tampoco la franja de cuotas que decidas, porque como norma única eso solamente te llevará a pérdidas.

Desde apostar a cuotas <1.2 con un -1.38% de yield, pasando por el <1.5 con un 1.67% de yield, <1.75 con un -3.02% de yield, el <1.8 con un -2.97% de yield nos damos cuenta de que los favoritos, sin importar la cuota de partida, nos dejarian pérdidas.

Lo que ocurre, es que si has optado por los no favoritos en cualquiera de sus probabilidades de cuota, la cosa no cambia. Desde el >2.5 con un -16.54% de yield, el >3.00 con un -20.07% de yield, el >4.00 con un -24.88%, el >5.00 con un -28.77% de yield, o el >10 con un -44.06% de yield. Porque sí, señores, aunque estas cuotas altas dejen un grandísimo beneficio, podemos ver que solamente un 0.21% de los partidos a cuotas por encima de 10.00 ha ganado el no favorito, un 1.85% si bajamos a 5.00, un 3.68% si bajamos a 4.00, o incluso un 15.02% si reducimos hasta el 2.5.

Llegados a este punto del artículo, espero que todos tengais clara una cosa, la de que no importa si apuestas a favoritos o no favoritos, tampoco la franja de cuotas que decidas, porque como norma única eso solamente te llevará a pérdidas.

En los últimos diez años hubiera sido mas rentable apostar siempre a favoritos.

Sin embargo, esa no era la pregunta que planteaba en el debate de las redes sociales, ya que las opciones posibles solamente eran por encima o por debajo de 2.00, y no se daba la de no apostar. Pues bien, tras analizar los más de 25,000 encuentros ATP, encontramos que las pérdidas hubieran sido bastante superiores apostando a los no favoritos, con un -12.72% de haber apostado una unidad a todos los tenistas por encima de 2.00, y un total de -3,113 unidades. Por su parte, aunque también son pérdidas, haber apostado una unidad a todos los tenistas por debajo de 2.00 de cuota nos hubiera dejado un -3.24% de yield, con un beneficio de -880 unidades.

Es decir, que el 59% de los que votasteis en la encuesta de Twitter, y el 65% de los que votasteis en la de Telegram, habriais fallado, ya que en los últimos diez años hubiera sido mas rentable apostar siempre a los favoritos.

Como he comentado anteriormente, estos datos no tienen más que un valor de complemento a la hora de analizar los encuentros, anecdótico incluso, también sirven para romper ciertas ideas sobre que apostar a ‘no favoritos’ es mas rentable en el tenis, porque dicho así, sin más aspectos a tener en cuenta, está claro que no es cierto, al menos en la última década.

Lo que tambien es una realidad es que el tenis evoluciona muchisimo, y los resultados de 2010 distan mucho de los de 2015 o 2019. La rentabilidad obtenida con favoritos o no favoritos ha cambiado, y por eso os planteo ahora la siguiente pregunta:

¿Cómo creeis que ha evolucionado el tenis en términos de apuestas en los últimos años, mejorando la rentabilidad de los favoritos o la de los no favoritos? Piensas que en 2010 era más interesante apostar a no favoritos que ahora en 2020, crees que todo lo contrario, o crees que la diferencia será insignificante. Puedes dejarme tu opinión en los comentarios, en la encuesta de Twitter, o cualquier propuesta sobre nuevos temas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *